Páginas

Frases de amor del libro El Dragon y el Unicornio - A. A. Attanasio




 Frases de amor en el libro El Dragon y el Unicornio - A. A. Attanasio

 



*************************************************
Su radiación no enciende ordinario amor.
*************************************************
Verdes, sus ojos miran por encima de abeto y pino y picea con amor divertido.
*************************************************
El Pueblo mismo lo había aprendido mucho tiempo atrás de clanes del Sur.
*************************************************
Radiante con los que compartía el amor a la luna, el elusivo Rostro Fulgente.
*************************************************
Las experimenta como una emanación de calamitoso
************************************************
milagro, un aterrorizado amor, como el que ha conocido muchas veces en la densidad de la batalla, una furia serena, una intensidad perfecta como el aire.
************************************************
 Columbra dos mujeres que se abrazan amorosamente —la Dadora y la Sanadora, una corpulenta dama a lo Deméter y una muchacha vaporosa, con las mejillas hundidas como un halcón— y una angustia de futilidad lo hiere. No obstante, desea mostrar su amor al Furor probando la pócima adormecedora.
************************************************
Pero los ángeles habían ido demasiado lejos en los últimos tiempos y se habían servido de ellos para difundir una nueva religión de amor, paz y autosacrificio.
************************************************
Su amor se derramaba tan tiernamente sobre mí…
************************************************
Y Su amor me colmaba tiernamente, colmaba toda mi oscuridad.
************************************************
Ella me tomaba con voluntad de amor eterno  y toda la esperanza irrealizada de los ángeles culminaba en mí, allí y entonces.
************************************************
Nuestras penas se hicieron amor.
************************************************
Su amor permanente animó el feto ictíneo en que me había convertido, la escurridiza criatura engendrada por mí mismo.
************************************************
Yo, por lo menos, tenía el recuerdo de mi tiempo dentro de Óptima, en el abrazo atemporal del amor de Dios.
************************************************
Con una voz meliflua como la nostalgia del cielo, cantó su amor por mí. Pero no te rechacé porque nuestro Señor sufrió y murió en la Cruz para enseñarnos amor, en especial por nuestros enemigos.
************************************************
Me calmé y mamé de sus pechos grávidos de leche, y me hice fuerte en su amor.
************************************************
Un rey nacerá del amor de dos enemigos.
************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario