Páginas

Frases de amor del libro En un lugar de Africa - Stefanie Zweig



Frases de amor del libro En un lugar de Africa - Stefanie Zweig

 

Frases amor Stefanie Zweig En un lugar de Africa


*****************************************************
Ha pisoteado nuestro amor.
*****************************************************
 Jettel ha sido el gran amor de mi vida y siempre lo será.
*****************************************************
 Sólo de casados aprendieron a aceptar el equilibrio íntimo entre pequeñas disputas y estimulantes reconciliaciones como parte de su amor.
*****************************************************
Rezumaban una ternura que, en los años sin preocupaciones, había tomado por amor.
*****************************************************
Hasta que seis meses más tarde Silbermann se casó con la hija de un acaudalado joyero de Amsterdam, Martin y Walter se hicieron tan soportables las primeras penas de amor de su vida que de su rivalidad sólo quedó la de Silbermann.
*****************************************************
 No estaba bien ocuparse de un niño más de lo necesario y nunca antes lo había hecho, pero el talento de Regina, sus ávidas ganas de leer y su amor por la literatura, que tan pocas veces había visto en los monótonos años de profesión, habían creado un vínculo que había hecho de él un prisionero adicto a una pasión francamente absurda.
*****************************************************
—Probablemente tampoco sepas que está enamorada de él.
*****************************************************
 Si bien no dudaba de su amor, tampoco se hacía muchas ilusiones.
*****************************************************
En el mercado, Regina se enamoró de Nairobi y de Chepoi.
*****************************************************
 No necesitó más que una décima de segundo para transformar la mentira de su boca en un dulzor que, según Diana, era el verdadero sabor del gran amor.
*****************************************************
Cuando a última hora de la tarde Jettel se maquillaba, probaba nuevos peinados o simplemente intentaba recordar un cumplido especialmente emocionante de los jóvenes soldados, que, cosa curiosa, siempre se llamaban John, Jim, Jack o Peter, volvía a enamorarse de nuevo de la imagen que le devolvía el espejo.
*****************************************************
 Luego, los seis brazos de Walter, Jettel y Regina volvieron a unirse en una muestra de gratitud y amor.
*****************************************************
 Nunca he podido darte más que amor.
*****************************************************
Cuando el amor de una niña se tornó la admiración de una mujer, Regina decidió guardar silencio, pero supo que sus ojos la delataban.
*****************************************************
 El primer amor nunca llega a nada en la vida, y está bien así.
*****************************************************
—Pero mamá también fue tu primer amor.
*****************************************************
Regina comprendió horrorizada lo rastreramente que la había engañado su fantasía, seduciéndola para que traicionara su lealtad y su amor.
*****************************************************
Por un momento, a Jettel le pareció que la dulzura y el anhelo de la voz de Walter le habían devuelto los sueños, las esperanzas y la seguridad, el amor y la alegría de vivir de su juventud, pero la conformidad con su esposo le resultaba demasiado extraña para ser duradera.
*****************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario