Páginas

La ciencia del amor. ¿Alguna vez se preguntó por qué el cielo es más azul cuando se está enamorado?



La ciencia del amor


Aunque cada uno experimenta el amor de manera diferente, la química que hay detrás de la atracción nos indica que existen explicaciones biológicas para sentirse aturdido, por ejemplo, durante esas primeras semanas.

Para empezar, la dopamina, que se crea en el cerebro y las glándulas suprarrenales, mejora la liberación de testosterona. La dopamina afecta a varios órganos, incluyendo los genitales, las glándulas sudoríparas, y también los sentidos. ¿Alguna vez has notado que cuando estás en las primeras etapas de la lujuria o el amor sudas más? ¿O que el cielo parece más azul? La dopamina es parcialmente responsable. Como consecuencia de la liberación de dopamina, el estado de ánimo y las emociones también son influenciados, lo que lleva a sentimientos de emoción y felicidad. Mientras tanto, la testosterona aumenta el deseo sexual, pero también aumenta el comportamiento agresivo,



Además, los neurotransmisores norepinefrina y PEA (feniletilamina) producen una sensación de euforia. La noradrenalina es un estimulante, por lo que también hace que las personas se sientan nerviosas, incapaces de dormir, permitiéndoles notar, y recordar incluso, el más pequeño de los detalles sobre sus parejas. Si la relación no dura, los niveles de PEA caen y son parcialmente responsables de los sentimientos de depresión que se pueden experimentar.

amor, pareja




Además, estas sensaciones se retroalimentan con un sistema de recompensa cerebral. Este sistema de recompensa está influenciado por el sistema nervioso central y el contenido del torrente sanguíneo, como el nivel de algunos neurotransmisores. El sistema de recompensas envía mensajes químicos, a través de neurotransmisores, a varias partes del cuerpo, incluyendo el estómago, la piel, los genitales y otros órganos. Estos devuelven los mensajes al cerebro. Para expresarlo de manera simplista, si la estimulación de los genitales te hace sentir bien, por ejemplo, entonces el sistema de recompensa recibe esta información y hace que lo busques más. Durante las primeras etapas de amor o lujuria, este sistema de recompensas se estimula por medios muy simples; El contacto con un amante, ver su fotografía, o incluso sólo pensar en esta persona puede aumentar el estado de ánimo  y la atención enfocada. Helen Fisher y sus colegas (2005: http://www.helenfisher.com/downloads/articles/13JourCompNeur.pdf ) descubrieron que cuando los cerebros de aquellos que declaran estar apasionadamente enamorados son escaneados por una fMRI, el sistema de recompensa se activa.



A partir de ese momento la relación se vuelve más complicada. Algunos podrían temer la posibilidad de rechazo y anular el placer de enamorarse. Otros pueden tener miedo de comprometerse con la relación, o ser demasiado dependientes y pegajosos, y como resultado, alejar a su amante. También están los que continúan  porque creen que esa puede ser una relación duradera. Estos patrones comienzan en las primeras etapas del desarrollo, y suelen reflejan la relación pariente-hijo. Es una relación temprana, aunque no romántica, y nos enseña cómo funcionan, lo que podemos esperar de los demás y si vale la pena.

Aunque hay muchos beneficios al estar soltero, no se puede negar que al enamoramiento nos proporciona una sensación muy intensa, y que la mayoría de nosotros encontramos emocionante. La próxima vez que alguien que usted conoce comente que el olor del aire es más puro, piense que es posible que esa persona esté enamorada.


amor, pareja



Lo que ocurre en el cerebro cuando estamos enamorados tiene similitudes a lo que ocurre con una enfermedad mental. Cuando  nos sentimos atraídos por alguien,  inconscientemente nos gustan sus genes.  Nos gusta la mirada y el olor de las personas que son más como nuestros padres. Las mejillas enrojecidas, un latido acelerado y las manos húmedas son algunos de los signos exteriores de estar enamorados. Dentro del cuerpo hay signos químicos claros de que Cupido ha disparado su flecha. La ciencia puede ayudar a determinar si una relación durará.

pareja,amor,cama
 Cuando se trata de amor, parece que todos estamos a merced de nuestra bioquímica. Uno de los investigadores más conocidos en esta área es Helen Fisher de la Universidad de Rutgers en Nueva Jersey, ha dividido el enamoramiento en tres etapas y en cada fase están involucradas hormonas diferentes:



Etapa 1: Lujuria



La lujuria es impulsada por las hormonas sexuales testosterona y estrógeno. La testosterona no se limita sólo a los hombres. También se ha demostrado que desempeña un papel importante en el deseo sexual de las mujeres.



Etapa 2: Atracción



Esta es la fase donde realmente golpea el amor. Cuando la gente se enamora no puede pensar en otra cosa. Incluso podrían perder el apetito y necesitar menos sueño, prefiriendo pasar horas soñando despierto con su nuevo amante.



En la etapa de atracción, un grupo de neuro-transmisores llamados 'monoaminas' juegan un papel importante:



Dopamina - También activado por la cocaína y la nicotina.

Norepinefrina - También conocida como adrenalina

Serotonina - Una de las sustancias químicas más importantes del amor y que en realidad nos puede dejar temporalmente  trastornados. 


Etapa 3: Unión



Entra en juego después de la etapa de atracción, si una relación va a durar. La gente no podría permanecer en la etapa de la atracción para siempre.



El apego es un compromiso más duradero y es el vínculo que mantiene a las parejas juntas cuando van a tener hijos. Importante en esta etapa son dos hormonas liberadas por el sistema nervioso, que se cree que juegan un papel en los apegos sociales:



Oxitocina - Esto es liberado por la glándula del hipotálamo durante el nacimiento del niño y también ayuda al pecho a producir la leche. Ayuda a consolidar el fuerte vínculo entre la madre y el niño. También es lanzado por ambos sexos durante el orgasmo y se cree que promueve la unión. La teoría dice que cuanto más sexo tiene una pareja, su vínculo es más profundo.

Vasopresina - Otro producto químico importante en la etapa de compromiso a largo plazo. Es un importante controlador del riñón y tiene un importante papel en las relaciones a largo plazo.



Buscando los mejores genes.



Cuando se trata de elegir a un compañero, ¿estamos a merced de nuestro subconsciente? Los investigadores que estudian la ciencia de la atracción se basan en la teoría evolutiva para explicar la forma en que los seres humanos eligen a sus parejas. Siempre intentamos aparearnos con alguien con los mejores genes posibles. Estos serán luego transmitidos a nuestros hijos, asegurando que tenemos niños sanos, que pasarán nuestros propios genes a las generaciones venideras. Cuando miramos a un compañero potencial, estamos evaluando si queremos que nuestros hijos tengan sus genes.
 

1 comentario:

  1. el corazon no entiende d razones
    ¿ o son las gonadas ?
    lo peor es dejarse llevar por lo fisico...y resulta qe es el primer contacto...en una sociedad puritana por aislar a la gente en su burbuja

    ResponderEliminar